Lilypie Waiting to Adopt tickers

Lilypie Waiting to Adopt tickers

miércoles, 22 de febrero de 2017

La peor de las noticias

Tras el post de ayer y de haberos informado de la situación de nuestra ECAI o como las llaman a día de hoy OAAI y de nuestra decisión al respecto hay me ha llegado un correo electrónico de la administración con la peor de las noticias. En él nos informan de que transcurrido el plazo para manifestar la voluntad de continuar con los expedientes 10 familias de Etiopía y sólo 4 de Burundi (ya que nuestra entidad operaba en ambos países) optaron con continuar con las nuevas tarifas. Ahora bien, como el requisito fijado por la ECAI para continuar prestando sus servicios era conseguir un total de 20 expedientes entre ambos países y el objetivo no se ha conseguido se nos comunica su inevitable cierre.
 
Poco más puedo decir al respecto, sino las posibilidades que nos ofrecen que en resumidas cuentas son ninguna ya que se trataría de iniciar un nuevo expediente con otra entidad desde cero.
 
Mucha suerte a tod@s.


martes, 21 de febrero de 2017

Hasta aquí hemos llegado

Tras un largo tiempo sin escribir ha llegado el momento de despedirme. Antes no quiero dejar de contaros que ha pasado durante todo este largo tiempo en que he estado desaparecida. Ya os había hablado del largo parón en el apenas os podía contar nada porque no había casi no había movimiento en las asignaciones, al menos en nuestra ECAI. Los procesos como bien sabéis se han ido eternizando hasta prácticamente detenerse. En nuestra entidad entre 2015 y 2016 se han llevado a cabo asignaciones a tan sólo 6 familias. No teníamos noticias más que negativas de la situación y ni siquiera se nos pedía que renovásemos los expedientes aunque estuviesen caducados, ¿para qué?.

Era lógico que llegara este día. Cuando una ECAI se financia fundamentalmente de los expedientes tramitados en Etiopía y en este país ya no se admiten nuevas tramitaciones y apenas hay asignaciones se acaba la fuente de financiación y llegan los números rojos.  Y  la entidad para seguir operando no sólo en España sino también en el país se le siguen exigiendo una serie de requisitos que al no tener fondos es difícil que cumplan.

Lo único que puede solventar un problema económico es el de siempre, el poderoso caballero “don dinero”, por lo que al fin llegó el tan desgraciado y esperado día. No fue directamente la ECAI sino la administración la que se puso en contacto con nosotros para convocarnos a una reunión a la que asistirían miembros de la ECAI y a la que nos decían era importante asistir, y tanto.

En la reunión se nos expuso la penosa situación financiera de la entidad y se nos informó que para poder continuar con los expedientes la única opción era la de sumar a la cantidad pendiente de pagar por contrato una nueva aportación de unos 6.700 € pero ésta a pagar ya si aceptábamos continuar con el expediente. Pero esto no fue todo, lo más sangrante y vergonzoso es que a mayores para poder obtener una asignación había que hacer una transferencia al orfanato (supuestamente) de 8.000 €, que vete tú a saber a dónde van a parar porque no se nos van a justificar de ninguna manera y mucho menos te los vas a poder desgravar. Además tras la asignación y mientras el niñ@ permaneciera en el orfanato se le deberán ingresar otros 215 €/mes en concepto de manutención. Es necesario recordar que los procesos que van adelante van tan ralentizados que hay familias que llevan un año esperando para poder ir a recoger a sus peques por lo que podéis hacer la cuenta. (Ya se que queda muy feo hablar de dinero pero es la triste realidad).

Pero señores y señoras eso no era todo, si hay más, ellos se comprometen a tramitar durante 2017 un total de 10 expedientes pero sólo de familias con una idoneidad de 0 a 3 años por lo que las familias que no cumplan ese requisito quedan fuera. Según nos dijeron la probabilidad de asignación es mayor en ese intervalo, inaudito. Todo esto claro está con las mismas garantías que hasta ahora, o sea, ninguna salvo la del compromiso de asignación.

Lo que queda claro es que parece que los que menos importa en esta historia son los niños y niñas que no tienen una familia que realmente los quiera como todo niñ@ se merece.

Continuando con la historia, que a lo mejor ya habréis leído en algún medio, tras la reunión nos enviaron un listado de las familias que entraban en esos 10 expedientes iniciales para 2017 para que fuésemos diciendo si continuamos con el proceso. Para nuestra desgracia y sin contar, porque hay que renovar la idoneidad y estamos al límite de edad, entramos por los pelos de 9º en esa lista inicial. Digo por desgracia porque si ya no hubiésemos entrado por edad ya se acababa la historia.

Mi marido tuvo claro desde el principio que él no estaba dispuesto a poner más dinero en algo que tiene poca probabilidad de prosperar. Por lo que yo poco podía hacer, esto es cosa de dos.

Os puedo asegurar que es muy duro, llevamos años intentando ser padres y hemos hecho todo lo que hemos podido pero somos una familia normal y corriente que trata de vivir el día a día lo mejor se puede y no podemos comprometer nuestro futuro por algo tan incierto y sin la más mínima garantía de éxito. Esta herida la llevaré en el alma de por vida pero al menos no se podrá decir que no lo he intentado, simplemente en esta ocasión la suerte, nuevamente, no estaba de nuestra parte.

Espero que aquellos que han decidido formar parte de esa segunda lista de 10, si es que los han conseguido juntar, tengan toda la suerte del mundo ya que entre ellos se encuentra una pareja con la que hemos intimado y con los que esperamos seguir en contacto.

Gracias a tod@s por compartir vuestras experiencias conmigo, un abrazo.