Lilypie Waiting to Adopt tickers

Lilypie Waiting to Adopt tickers

domingo, 21 de julio de 2013

Temas de los que no gusta hablar.

Estos días, aunque en general hay poca actividad por todas partes y yo también tengo poco tiempo, de vez en cuando me conecto y echo un vistazo a algún que otro grupo del facebook, además de a vuestros blogs, claro está. Y no puedo dejar de comentar, aunque puede que ya lo haya hecho en alguna que otra ocasión, algo que no deja de llamarme la atención. Se trata de la forma de hablar de determinados temas, algunos como los modelos de sillitas más recomendables para nuestros futuros o presentes peques son muy bien aceptados y por ello, muy comentados y sin embargo otros, básicos y fundamentales para una gran parte de los futuros padres adoptivos, como son los costes del viaje y estancia en Addis apenas se comentan. Puedo entender que el coste del viaje varía en función de la compañía, ruta y época en la que se viaje pero se podría, digo yo, si tuviésemos datos, claro está, hacer una media. Lo mismo para la estancia allí.

No podemos negar que llegar a nuestros tan deseados hijos, no sólo conlleva un coste psicológico muy grande sino que aunque no nos guste hablar de ello, la adopción internacional  también conlleva otro coste, el económico que por desgracia unas familias más que otras se pueden permitir, o al menos les es más fácil asumir.

Leyendo a presentes y futuros padres adoptivos una se da cuenta de que una gran parte de los mismos está formado bien por funcionarios o digamos, profesionales liberales con cierto estatus económico. Probablemente para estos asumir el coste de una o varias adopciones sea un mal menor pero para otras, este coste conlleva un gran esfuerzo que hay que sumar al emocional que padecen todos los futuros padres y madres adoptivos.

Las circunstancias personales y económicas varían mucho, y más si cabe en estos tiempos que nos ha tocado vivir. Nos alegramos por avanzar en las listas de asignación sin importarnos los motivos de los que se quedan por el camino y probablemente haya más de uno que ha tenido que renunciar, por motivos económicos, a su sueño de ser padres. Es triste pero no me cabe ninguna duda de que se trata de una realidad.

Debemos garantizar un futuro a nuestr@s hij@s, para ello necesitamos tener un mínimo estatus económico, nadie lo duda, pero, ¿qué pasa?, ¿no se puede hablar de según qué temas?. ¿Por qué?.  No lo entiendo.  

Con este trabajo casi no tengo tiempo para nada pero hoy como veis me he centrado. Espero que mis palabras no se saquen del contexto que quiero que tengan, que en estas redes ya se sabe lo que pasa.

Por otro lado deciros que sigo leyendo, al fin me he animado a pisar un poco más la biblioteca y cojo lo que por allí tienen. En esta ocasión estoy acabando el libro de Alfonso Colondrón: “La adopción: un viaje de ida y vuelta” y también me cogí otro que se puede adaptar mejor o peor a la futura o presente educación de nuestros hijos, se trata del libro: “Educar con muuucha paciencia. Soluciones a los problemas de comportamiento infantil” de Jerry Wyckoff y Barbara C. Unell.

Y por el momento no tengo mucho más que contaros, toca esperar a octubre a ver si para entonces, con el otoño y la caída de las hojas empiezan a caer también las tan ansiadas asignaciones.

Un saludo.
 
 

martes, 2 de julio de 2013

Al fin

Ando un poco apurada pero os cuento que al fin hemos recibido comunicación por mail de la ECAI notificándonos que nuestro expediente ha sido remitido a su representante en Etiopía. Este si que es un gran paso y ahora toca seguir esperando y seguir teniendo, a pesar de los datos de asignaciones de los últimos tiempos, mucha pero que mucha paciencia.
 
Por cierto, al final se nos han frustrado las tan esperadas vacaciones pero como dice el refrán: "no hay mal que por bien no venga". Este año toca pasarlas trabajando, y gracias. Lo siento por mi maridin que él si que las necesitaba de verdad pero intentaré aprovechar el tiempo libre al máximo. Espero que los que podáis las disfrutéis lo mejor posible sobre todo l@s que estrenáis paternidad, cosa que no dudo que haréis.
 
Un saludo.