Lilypie Waiting to Adopt tickers

Lilypie Waiting to Adopt tickers

domingo, 9 de septiembre de 2012

La espera

Tras las vacaciones en las que he tenido la oportunidad de desconectar por momentos de esta interminable e insufrible situación de espera que nos ha tocado vivir, aquí seguimos viendo el transcurrir de los días. Días en los que leo la felicidad de muchas compis que tienen a sus peques en casa, días en los que leo la ansiedad de otras mamás que están llegando al final del camino, días que comparto con otras a las que todavía nos queda por delante compartir demasiado tiempo de espera.
Pero, el tiempo pasa, para bien y para mal.

Leo que ha disminuido considerablemente el número de familias solicitantes de adopción internacional, se han reducido las cifras a datos del año 2002. Pero al mismo tiempo observo la reducción progresiva en el número de asignaciones . Durante el mes de agosto sabemos que no suele haber movimiento, aunque nunca se pierde la esperanza, no ha sido el caso en nuestra ECAI con 0 asignaciones en agosto, esperemos que este mes de septiembre nos traiga mejores noticias y que no sean como las del pasado año con también 0 asignaciones.

La recompensa será grande pero, ¿llegará algún día?, ¿seremos capaces de completar este largo camino?, ¿habrá más obstáculos de los que ya tenemos?.

Antes de conocer que la adopción sería nuestra vía para ser padres ya la barajaba como posible. Ahora al conocer su realidad me parece un reto lleno de obstáculos e incertidumbre, por lo que no dejan de sorprenderme aquellas familias que teniendo otras vías más fáciles optan por esta para ver realizado su deseo de ser padres. Pienso, ¿están locos o son masocas?.

Ha transcurrido ya más de 1 año y 4 meses, en los que apenas hemos dado un par de pasos. No pierdo la esperanza de recibir la llamada para firmar con la ECAI antes de fin de año pero el ritmo que llevamos es un poco frustrante, necesito ver algún tipo de movimiento. ASIGNACIONES YA.
 
 
 

6 comentarios:

  1. Querida Lidia, el tiempo es nuestro enemigo pero, paradójicamente, también nuestro aliado. Cada día que pasa estamos más cerca, si te sirve de consuelo.
    Sí, es muy complicado y muy, muy duro.
    Puede que los que hemos sido y podemos ser padres por otra vía, imagino que te refieres a la biológica, estemos un poco locos pero supongo que tiene que ser así, por la razón que sea.
    Espero que, pasado el verano, te llamen muy pronto para firmar y puedas empezar una nueva cuenta atrás, la de la espera de asignación.
    Seguramente somos muchas las personas que esperamos buenas nuevas.
    Mucho ánimo. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Ay Lidia como te entiendo, estamos tan al principio de este sueño, que lo vislumbramos lejano, pero aunque llevemos poco camino andado, creo que hemos conseguido mucho, y aunque ahora parezca que el tiempo se ha detenido, avanza y nos acerca a nuestros hijos, yo intento ponerme metas cortas y hacer muchas cosas para que el tiempo pase más rápido, espero que muy pronto puedas firmar(podamos) y dar otro pasito.t
    Te mando mucha energía positiva.
    un beso grande

    ResponderEliminar
  3. Lidia, creo que cada palabra de esta entrada, cada sentimiento, ha salido desde muy dentro de ti y la espera lleva a eso: a la reflexión, a la incertidumbre y a la esperanza. Y no debes perder la esperanza en la espera. No debe faltarte nunca. En mi primera espera, leí una vez en el Arte de la Prudencia de Baltasar Gracián lo siguiente: “Saber esperar. Hacerlo demuestra un gran corazón, con más amplitud de sufrimiento. Nunca apresurarse... Si uno es señor de sí, lo será después de los otros. Hay que caminar por los espacios abiertos del tiempo hasta el centro de la ocasión oportuna. La espera prudente sazona los aciertos y madura los secretos pensamientos" Mi consejo es que ocupes tu tiempo con todo aquello que después será más complicado realizar con un hijo, ocúpate de ti, mímate y también a tu pareja. Rodéate de gente que te quiere y la espera será más llevadera. Estoy segura de que pronto firmareis y eso te aliviará un poco, pero la espera continúa....conviértete en su aliada. Mucha fuerza amiga!
    Biquiños compi :)

    ResponderEliminar
  4. Aayy criatura... como conozco ese sentimiento... todos los que elegimos este durisimo camino lo conocemos de cerca. Yo cuando estaba esperando no encontraba consuelo en nada, ni en el "ya queda menos", ni en el "un dia menos" ni en nada de nada.

    Pero de repente un dia te encuentras con que tu hijo está durmiendo en la habitacion de al lado y tu estas intentando animar a una compi de fatigas como alguien antes lo hizo contigo. Y crees que nunca estaras tu al otro lado... Pero Lidia, al final se está al otro lado. Y tu hijo te compensará con creces los dias de no dormir, los berrinches y las amarguras. No lo dudes, esto llega, solo hay que seguir...
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios que siempre ayudan y sabeis cuanto. La teoría la tengo clarísima, lo difícil es llevarla a la práctica y más en estos momentos que me ha tocado vivir, en los que la realidad se me ha complicado más de lo previsto. La base como bien decís está en ocupar el tiempo y en ello ando o al menos lo intento. Como bien conocéis este es un camino de altibajos en los que hay momentos en los que la espera se lleva y otros en los que se sobrelleva. Pero a pesar de los obstáculos seguiremos caminando para alcanzar nuestra tan deseada meta "nuestro hij@".

    ResponderEliminar
  6. Lidia, pásate por mi blog que tienes un detallín! :)
    Bicossss

    ResponderEliminar