Lilypie Waiting to Adopt tickers

Lilypie Waiting to Adopt tickers

domingo, 26 de febrero de 2012

DE CUMPLE

Hoy estoy de cumple, son ya un montón de años que me han pasado volando. No deja de ser curioso lo rápido que pasa el tiempo y a la vez lo lento que se nos hace dependiendo de para qué cosas… Pero pasa, para lo bueno y para lo malo. A pesar de todo, de momento, se llevan bien.

Hoy quiero dejar constancia, también en mi blog, de una gran realidad que a nadie le interesa (salvo a los “interesados”, claro está) o quiere ver. Probablemente ya lo habréis leído en el blog de Paloma (http://bebetiopia.blogspot.com/) pero para los que no, aquí lo dejo.


ADOPCION versus EMBARAZO

La adopción todo el mundo sabe, es uno de los medios por los cuáles muchos padres optan para conseguir un hijo. La adopción Internacional, es un proceso largo, farragoso y cargado de momentos difíciles desde todos los puntos de vista implicados, instituciones, países y familias. Hasta ahí todo normal. Esto es lo que sabe todo el mundo.

Lo que todo el mundo desconoce también es la desesperanza, la ansiedad, el sufrimiento, la angustia y el agotamiento que sufren los padres en este proceso. No se puede hablar de ello, nadie quiere escucharlo, nadie pregunta, todos cierran los ojos, las orejas y el entendimiento. El dolor sería insoportable.

Si comparamos a unos padres que esperan un hijo biológico mediante un embarazo y a unos padres que esperan un hijo a través de un embarazo llamado coloquialmente burocrático, las diferencias son enormes y da que pensar.

Los padres que esperan un bebé mediante embarazo, son cuidados por todas los estamentos sociales, desde el punto de vista médico la mujer es cuidada a todos los niveles, físicos y emocionales. A la mujer embarazada se le asiste en el parto, antes y después. Si esta mujer presenta dificultades médicas se la cuida por el bien del futuro hijo. Se le da de baja médica si es preciso que tenga reposo, tratamientos médicos, etc, etc. El parto es muy duro para ella, eso sólo las mujeres lo saben, pero luego viene la recompensa, el ansiado hijo. Al final todo se olvida, gracias a dios. Pero el embarazo, si todo ha ido bien, ha resultado ser un proceso enriquecedor para la mujer, para la familia en general y por supuesto, la sociedad que da la bienvenida a ese nuevo miembro. Toda la familia y la sociedad se vuelca en esa mujer, tiene que ser cuidada y mimada porque va a traer al mundo una nueva vida.

Los padres que esperan una adopción, tienen que pasar por procesos muy diferentes donde nadie les cuida. Institucionalmente tienen que pasar por una criba dura y tortuosa porque deben demostrar ante los estamentos sociales su salud física y emocional. Por supuesto su solvencia económica. Es lógico pensamos todos, un país tutor tiene que asegurarse de que ofrece sus “hijos” a los mejores padres posible. Por ley, el menor tiene que ser protegido, no se le puede dar en adopción al primer caprichoso irresponsable o una familia desestabilizada emocionalmente. Esto es lo que deseamos todos. Se le busca una familia a un menor , no al revés. La adopción no es un acto de generosidad, es un derecho que todo niño posee, el de tener una familia que garantice su bienestar y se le debe buscar la mejor.

La pregunta que aquí nos hacemos, es y ¿quien cuida de estos padres?. Hablamos de padres sanos y saludables que empiezan un proceso con toda la ilusión del mundo y que a base de meses e incluso años sin noticias, entran en un estado cercano a la depresión. ¿Quién puede soportar la espera de 3, 4, 5 o incluso mas años a la hora de adoptar a un hijo?. ¿Cómo se puede resistir tanto sufrimiento?. ¿Se puede pensar que ese estado de ansiedad y preocupación continua no cree secuelas?. Aquí, nadie dice nada.

A una madre adoptiva no la cuida nadie. Siempre debe ocultar su ansiedad, nunca desvelarla porque entonces ya no es apta para una adopción. Los trámites burocráticos se deben reanudar cada cierto tiempo y ojo, ahí hay que callarse, porque entonces el nuevo Certificado Médico sale negativo. Los Certificados de Penales, tienen que estar siempre inmaculados, y ya no hablemos si te quedas en paro. La adopción durante años está pendiente de un hilo. El corazón de estos padres también. Los padres adoptivos son vigilados, inspeccionados y expurgados al milímetro durante años.

A las madres embarazadas se les ofrecen cursos de preparación al parto donde se las ilusiona con el nacimiento del bebé, y así pueden canalizar su miedo al enseñarles y mostrarles lo bello que será ese momento. El dolor quedará atrás una vez que vean la cara de su hijo.

A las madres adoptivas, nadie les ofrece cursos de preparación a la adopción. Se supone que el encuentro con el hijo será muy feliz. Aquí lo doloroso no es ese momento, lo doloroso es la espera. Nadie se ocupa de que ellas y ellos vivan el proceso con la mayor serenidad y alegría posible. En todo caso, esos cursos son disuasorios, son talleres dónde ponen a los padres antes las situaciones más difíciles y dramáticas posibles y con toda crueldad se les mete en el dedo en la llaga del anhelo y de la ilusión para poner a prueba su fortaleza, valentía y estabilidad emocional. El fuerte resiste, el débil anula su expediente. ¿Se ha preguntado alguien lo que eso duele ?.

Nos preguntamos si a nadie se le ha ocurrido crear talleres para esos padres donde puedan aprender a controlar su ansiedad. Actividades entre padres que les permitan canalizar su angustia. Qué realmente les preparen para la adopción de una manera realista, pero esperanzadora y que puedan llegar a ella con la máxima salud y fortaleza posible. Qué también este proceso sea para los padres adoptivos un camino enriquecedor y no solo deteriorante, triste y agotador. La única medicina que hay actualmente para estos padres es contactar con otras familias, mediante foros, chats, y unos a otros irse poniendo tiritas para animarse entre si, apoyarse y darse fuerzas. ¿No se podría hacer algo más?. ¿Psicológicamente, socialmente, políticamente, legalmente, de verdad que no se puede hacer algo más?.

Un niño adoptado vienen con una mochila de sufrimiento evidente. Esa mochila se vaciará si se encuentra con unos padres que puedan y sepan llenarla de cariño, ternura, una buena educación y mucha alegría. Pues que alguien prepare a esos padres de verdad para ofrecer a los niños esto. Basta ya de torturarles, los padres adoptivos también tienen derechos.

6 comentarios:

  1. Muchisimas felicidadessssssssssss!!!!!! Hoy a celebrarlo!!!!
    Y respecto al artículo... me ha encantado... que gran verdad!!! En la próxima entrada, me gustaría hacer referencia a él, si no te importa, para que la poca gente que sabe que estamos en proceso de adopción, puedan entendernos mejor!!
    Besitos... y un tirón de orejas!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades guapa!!!
    Yo también le he pedido permiso para ponerlo en mi entrada!!! Ha estado bordada!!!
    (Hoy es también el cumple de mi mami)
    Un besazooo!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a las dos, ypay, claro que puedes colgarlo en tu blog, es totalmente público, el mérito lo tiene Paloma de haberlo encontrado.
    Meri, que casualidad con lo del cumple de tu mami, dale las felicidades de mi parte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas felicidades wapa!!!!!! un año más y con mucha más experiencia... sólo eso ya es motivo de celebración!!! Disfruta tu día

    ResponderEliminar
  5. Creo que todas nos sentimos identificadas con el artículo, y de permiso va la cosa porque acabo de solicitar permiso a Sama que tambien lo ha publicado, jajaja... La verdad es que la realidad es esa.

    Un besazo,
    María J.

    ResponderEliminar
  6. Llego tarde. El artículo genial! Y, por supuesto, muchas felicidades!!!...un año más sabia.Genial! Bicos
    Ah!! y para que no se me olvide:que vaya todo muy bien el próximo martes!

    ResponderEliminar